Mensaje de bienvenida

Sor Mercedes Díaz Jiménez, H.C.
Visitadora Provincial, México

Bienvenidos y bienvenidas a este Primer Encuentro Internacional de MISEVI!!!

Bienvenidos a México, bienvenidos a la de Santa María de Guadalupe, estrella de la Evangelización que abrió caminos para hacer efectivo el evangelio entre sus predilectos los Pobres.

En días pasados leía un artículo sobre las misiones y me encontré con una frase que me llamó la atención. "Cuando no hay visiones el pueblo se relaja" Prov 29, 18. Poco antes había leído el lema de esta encuentro: "Nuevos Horizontes para los laicos: MISEVI".

Este es un encuentro especial para tener visiones. para soñar, para abrir nuevos caminos, porque es preciso caminar y soñar para no terminar acomodándose en la rutina, en las seguridades y acabar por vivir del pasado y en el pasado.

Este es el primer encuentro de MSEVI después de la primear Asamblea hace dos años en Madrid, seguramente traerá abundantes frutos, la respuesta de los países manifestada a través de la presencia de cada uno de ustedes es ya un fruto que manifiesta el interés que existe en la Familia Vicentina por conocer y difundir MISEVI.

Las visiones, son el alma de un pueblo, son ellas las que permiten a la humanidad mantenerse con vida y en camino hacia la conquista de algo nuevo como las que dice san Juan: "Ví un cielo nuevo y una tierra nueva… "Las visiones, los sueños son los que permitirán a los miembros de la Familia Vicentina avanzar por el camino hacia Jesucristo encarnado en los pobres, hacerlo con el fuego de la caridad que animó a san Vicente de Paúl. El sueño de Jesús es que ese fuego que vino a traer, arda y se propague en los corazones de todos los humanos.

Cuando no hay visiones el pueblo se relaja. Esta afirmación la refiero también a la familia Vicentina. Si no tuviéramos visiones nuestro carisma quedaría en la historia, en el museo, en el recuerdo nostálgico del pasado. Este Encuentro es un momento privilegiado para soñar y por tanto para renovar y avanzar. Es una oportunidad para abrir brechas y nuevos caminos que lleven a los laicos a vivir con profundidad la maravillosa riqueza de la dimensión misionera que encierra nuestro carisma vicentino.

Queridos hermanos , hermanas y laicos vicentino ya presentes por años y con experiencia en la misión ad gentes. Les quiero felicitar por esta vocación tan hermosa que Dios les ha concedido. Ustedes son pioneros en el camino. Estoy segura que durante este encuentro su experiencia será de gran valor, que les confirme en la convicción de estar en el camino justo, pues lo están. Y les deseo también que sigan haciendo creíble la misión de la Iglesia en medio del mundo con "rostro laico". Los Necesitan Los Pobres

A ustedes los laicos que han venido a este encuentro con un sin número de interrogantes en su corazón, y no por una casualidad sino movidos por el Espíritu y llamados por el Padre, les deseo que encuentren una respuesta clara a sus inquietudes, que descubran en sus vidas la llamada que Jesús les está haciendo. Que sean valientes y generosos para darle la mejor respuesta aún cuando ella les implique dejar su país, su familia, los amigos de toda la vida… para partir y seguir a Jesús, por El vale la pena dejarlo todo. Les deseo que descubran la luz y regresen con ella a sus países para transmitirla a todos los que han quedado a la espera de sus noticias y su testimonio Vayan y contagien. Vayan y den la respuesta a la invitación e Jesús: ven y sígueme. Que Dios les conceda la gracia de incorporarse a la misión ad gentes, si esa es su voluntad.

A ustedes Padres y hermanas que dejando otros muchos compromisos han venido aquí para conocer lo que es MISEVI porque creen y aman la Familia Vicentina, les deseo que lleguen a conocer bien a esta Asociación. Que juntamente con los laicos abran caminos para la misión, allí donde más se escuchan los gritos de los pobres. Deseo que el Señor les conceda la gracia de escuchar su voz y aquello que El les pide en el acompañamiento de los laicos.

Hablando de visiones y de sueños yo creo que esta es una que todos tenemos: Quisiéramos ver en los próximos años, a muchos laicos de nuestra Familia Vicentina y de distintos países del mundo, partir para la misión ad gentes. Pido a Dios y a su santísima Madre que nos conceda ver realizada esta visión: Que veamos partir a muchos laicos vicentinos para las misiones ad gentes y que lleven hasta los últimos confines de la tierra el fuego de la caridad que inflamó a nuestros fundadores.

Feliz estancia en México, hermanas y hermanos. Que tengan un Encuentro cargado de frutos para ustedes y los pobres. Muchas gracias.